Cinco claves de la "economía digital": la disrupción previsible y la gestión del cambio

La digitalización de la economía es un proceso imparable, en el que la velocidad de las nuevas formas de generación de valor, hace que muchas empresas puedan quedar obsoletas en un corto plazo.La globalización de la información y las comunicaciones impacta en todos los sectores económicos, y la economía digital representa ya hoy, más del 22% del PIB mundial, y las previsiones son que para 2020 alcanze al menos el 25% del PIB mundial.
digital economy
Muchos de mi generación, hemos crecido entre dos mundos, el analógico y el digital, y podemos convivir con un mundo que no acaba de morir y otro que está naciendo. Sin embargo la incorporación de la generación de los ‘millennials’ al mercado, hace que este proceso se acelere de forma exponencial, obligándonos a adoptarnuevos modelos de generación de valor, ofreciendo productos y servicios que enriquexcan los procesos y la demandade una generación que estudia, vive y consume con la tecnología en el centro de sus vidas.
Asistimos a un verdadero ‘shock’ en la cultura digital, con unos usuarios cada hiperconectados y exigentes,con nuevas expectativas en la demanda de productos, que buscan mejor servicio y mayor velocidad y personalización en la atención. ¿Están nuestras empresas, instituciones y organizaciones preparadas para ello?. ¿Somos capaces de transitar por el cambio de manera no traumática?.Cuanto más tardemos en incorporar esa nueva cultura digital y de esta disrupción previsible, más riesgos corremos de quedar obsoletos.
¿Cuales son entonces las claves de ese nuevo tránsito a la economía digital?. Yo me atrevería en sintetizarlo en cinco claves:
1-Automatización e inteligencia artificial: un proceso que cambia organizaciones, crea nuevas relaciones y formas trabajo, Un proceso complejo y a veces traumático por el impacto en el empleo a corto plazo,
2-Talento 3.0: la fuerza de trabajo se hace líquida, con una imperiosa necesidad de capacidad de cambio y adapatación de las personas a un nuevo paradigma. Trabajadores transversales, polivalentes, con talento y movilidad.
3-La economía de las plataformas. Se crean nuevos negocios, nuevas formas de generación de valor y crecimiento en las que destacan los “unicornios” o las especializaciones basadas en “nichos”.
4-Ecosistemas innovadores. Nuestras empresas tienen que insertarse en nuevos ecosistemas empresariales y sociales innovadores. No es una opción, sino una necesidad de adaptación a una disrupción previsible. Hay que ganar músculo económico y tecnológico,
5-Confianza. En un mundo volátil generar confianza es la clave. La reputación, los estándares éticos digitales no son ya márketing, sino parte del ADN empresarial. Las empresas deben reforzar además la seguridad de datos, tanto suyos como de sus clientes.
Así pues, vivimos en un mundo disruptivo, dondesolo sobrevivirán los que acepten la complejidad y el reto del cambiopermanentey sean capaces de navegar por las aguas revueltas de la hiperconectividad y la competitividad de la economía del mundo de la economía digital.

(Visited 3 times, 1 visits today)

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *