Blog

Agilidad estratégica: una nueva cultura en las organizaciones

La velocidad a los que se suceden los cambios en el mundo, y particularmente en ciertos sectores económicos y sociales, hace que las empresas y las organizaciones tengan que aprender a desplegar nuevas habilidades operativas. Una de ellas es particularmente importante,  la agilidad estratégica.

Los ciclos de vida de las empresas y sus productos se acortan a una velocidad vertiginosa por lo que requerimos revisitar constantemente los procesos operativos, asumir riesgos y repensar las arquitecturas jerárquicas y organizativas para aprovechar las nuevas oportunidades.

Imagen relacionada

Otrora, las compañías de éxito eran aquellas que conseguían crecer con una estructura jerárquica perfectamente estructurada, basada en los tradicionales modelos de gestión y una cadena de mando sólida y fiable: planificación, presupuestos, definición de tareas, asignación de personal, evaluación, etc. Hoy las grandes organizaciones tienen que aprender a tomar decisiones en un mundo vertiginoso, hiperconectado, disruptivo y competitivo, que requiere una toma de decisiones mucho más ágil y eficiente. Nuevos competidores y nuevas formas están revolucionando muchos de nuestros sectores económicos, con nuevos jugadores con estructuras más pequeñas, ágiles, digitalizadas y eficientes.

Para combatir las burocracias, algunos proclaman hoy el fin de la jerarquía y el advenimiento de las organizaciones planas, la holocracia, esto es, la eliminación de los cuadros intermedios y los que empleados con talento que se gestionan a sí mismo. Si bien hay algún ejemplo de notable éxito como la empresa de calzado Zappos, la realidad es que la jerarquía sigue siendo necesaria para que una organización o empresa funcione, pero también es cierto que hay que caminar hacia culturas organizativas colaborativas que den respuesta a los nuevos retos de este mundo “fast and furious”.

Para ello, hay que aprender a gestionar dentro de la cultura corporativa las tensiones evidentes entre permanencia e innovación. La jerarquía, si bien es un principio ordenador y parte del éxito de las organizaciones del s.XX, no puede convertirse en un lastre para tomar decisiones y se deben introducir  elementos de innovación abierta y la cultura de la inteligencia colaborativa. La agilidad estratégica no es una cuestión de tamaño, sino de cultura para lo que necesitamos nuevos estilos de liderazgo más abiertos y empáticos.

El mayor enemigo de una organización o empresa de éxito es la autocomplacencia. Los éxitos de ayer no garantizan los éxitos de hoy no de mañana. La jerarquía y los procesos de toma de decisiones estratégicos están situados en el centro de la organización, con procedimientos y tiempos muy bien establecidos, a veces largos y burocráticos, mientras que la innovación y la creatividad se genera normalmente en los márgenes. Hay que tener la humildad de reconocer que es posible aprender de otros, ya sean colaboradores, proveedores, clientes e incluso competidores.

Así, las organizaciones se enfrentan hoy a un problema sistémico para sobrevivir en este nuevo entorno global,  cómo introducir la agilidad estratégica para mejorar el análisis, la identificación de oportunidades y aumentar la velocidad y agilidad de la toma de decisiones con sus estructuras tradicionales y seguir siendo competitivos.

La solución pasa seguramente en la mayoría de los casos por introducir procesos duales, combinando las estructuras jerárquicas con la cultura de red y empoderar a las personas y al talento que reside en el seno de la organización para generar un círculo virtuoso de creatividad e innovación mediante procesos más ágiles, dinámicos y eficientes.

La transversalidad y los equipos multidisciplinares se convierten así en elementos claves a todos los niveles y departamentos de la organización. Esto proporciona más libertad a la jerarquía escapando de la información de los silos y los procesos jerárquicos permitiendo que fluyan ideas y propuestas con más libertad y  velocidad y tomar así las decisiones estratégicas y los cambios graduales para aumentar la eficiencia, competitividad y sostenibilidad de las empresas.

La organizaciones del futuro se tienen que construir asumiendo que en estos tiempos líquidos, todo es susceptible de evolucionar y adaptarse a las nuevas realidades. Pensar despacio para actuar rápido es el nuevo mantra de las organizaciones de éxito, y la agilidad estratégica es una habilidad organizacional que no se impone, se genera con acciones y asumiendo que es un proceso también de ensayo-error.

Para cerrar esta reflexión vale la pena recordar la máxima del desaparecido Steve Jobs: no tienen sentido contratar gente brillante para decirles lo que tienen que hacer, sino para que nos digan lo que tenemos que hacer“.

Liberemos el talento y la creatividad que residen en nuestras organizaciones con nuevas formas y procesos. Las organizaciones del futuro no tienen porqué parecerse a las organizaciones de ayer o de hoy. No es una cuestión de modas, sino de sostenibilidad y resiliencia de nuestras organizaciones actuales para ganar la batalla del futuro.

Para saber más:

La organización del futuro: un nuevo modelo para un mundo de cambio acelerado. Libro: Reinventar la empresa en la era digital. BBVA, Open Mind

Foto: Balancesanitario.com

Compartir 🙂Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *